Service commercial

Trayectoria

1927

Eugène SAUVADE creó la empresa en Ribeyre, en una vieja casa papelera en ruinas totalmente desierta, donde restaura un antiguo molino de papel e instala telares de madera.
Gracias al molino, aprovecha la energía suministrada por el agua para hacer girar los telares y fabricar corriente para iluminar los talleres.
Con los 2000 husos que posee fabrica básicamente cordones planos, cordones para calzado, serpentinas, trabillas para tirantes,... que produce como subcontratista.

1955

A la edad de 63 años, Eugène SAUVADE se lanza a fabricar nuevos productos como la funda aislante a base de rayón y trabaja como subcontratista para un único cliente.

1959

Eugène SAUVADE se retira y cede la empresa a su yerno Marcel Favier.
Este último amplía los edificios existentes y compra nuevos telares.
Siguiendo las necesidades del mercado, empieza la fabricación del trenzado de hilos de vidrio siempre como subcontratista.

1973

Fundación de la empresa Tresses et Plastiques du Livradois (TPL).
La empresa familiar se divide en dos: la parte de trenzado se queda en Ribeyre mientras que la otra parte, que se convertirá en la fábrica de barnizado y de acabado de los productos, se traslada a Bertignat, a un antiguo convento (ver foto), donde Marcel FAVIER había ido a la escuela.

1974

Debido a las dificultades económicas del principal cliente de la empresa, ésta opta por fabricar productos acabados. Michel, el mayor de los dos hijos de Marcel FAVIER, se incorpora a la empresa. Ésta se lanza a la producción de fundas aislantes y diversifica su clientela.

1975

Jean-Claude, el segundo hijo, entra en la empresa. Toma a su cargo la fábrica de Ribeyre y Michel la de Bertignat.

1984

El trabajo da sus frutos, con una facturación que aumenta regularmente de año en año.
Marcel FAVIER se retira y es sustituido por su hijo Michel, mientras que Jean-Claude pasa a ser responsable de la producción y de la calidad. Nicole FAVIER, esposa de Michel, es responsable de la contabilidad.

1985

La empresa adquiere sus primeros telares rápidos.

1990

La empresa, cuyas exportaciones están destinadas principalmente a Italia, se extiende hacia otros países con la contratación de una responsable comercial.

1994

Obtención de la certificación ISO 9002 tras una gestión de tres años para ponerse a punto.

2000

La empresa orienta una parte de su actividad hacia el trenzado compuesto, comprando un telar especialmente concebido para este tipo de producción y estableciendo al mismo tiempo un contrato de colaboración con un fabricante de hilo de carbono.

2001

Tras la contratación, tres años antes, de un responsable de Anticipación Calidad y Control Estratégico, la empresa obtiene la certificación ISO 9001: 2000.